Until you are pround

~Here we go again~

Y acá estoy, una vez más. Frente al espejo, frente a lo que me convertí. Cuánto cuesta enfrentarse. A uno, y a las decisiones que tomaste sobre vos. 

No es la primera vez que me pongo reflexiva al respecto, pero espero que sea la última. Nunca llegué tan bajo en este asunto, o mejor dicho, nunca llegué tan alto. Y es que a veces uno se olvida de sí: prioriza la familia, prioriza los estudios, prioriza el trabajo, prioriza la pareja o el hobbie que tiene. Prioriza a todo/s pero nunca a uno. Y es ahora, antes de que termine de hacerme mal, que quiero priorizarme.

Es raro abrirse al mundo, es raro abrirse a (si es que llega a algún lado) personas que no tienen rostro, que no las conocés pero están ahí. Algunas juzgándote, otras apoyándote. Antes yo era de las del primer grupo: siempre me preguntaba "Che, cómo esa mina terminó así? No había nadie que la quisiera que le diga que estaba yéndose de mambo? No había nadie que la guiara en qué comer, la cantidad, la calidad? No había nadie? En este mundo enorme.. nadie?". Y acá estoy. Con gente que me quiere, diciendome que me fui, que no coma esto, que no coma aquello, que por qué no hago tal cosa, que por qué no hice tal otra. Y me jode. La verdad, me jode muchísimo. Tengo 25 años recién cumplidos. Hace, al menos, 15/16 que hago dietas. Dieta tras dieta, tras dieta, tras dieta. Sé qué tengo que hacer, sé qué cantidades, sé qué va con qué, incluso aprendí por mambos míos a interpretar lo que dice la información nutricional de cada una de las cosas que compro. Y por más que sé todo eso, me chupa un huevo, y lo compro igual. Total, qué hace un poquito más de ketchup? qué hace un poquito más de carne? qué hace un poquito más de todo..?. 

Así es como terminé pesando 117,5kgs. Una bestialidad para alguien de 1,57mts. Lo sé. Pero como dije antes, uno termina priorizando otras cosas a consta de uno. Con la única persona que pude hablar casi bien respecto a este tema fue con un amigo de la facultad que conocí el año pasado y que estuvimos todo un año cursando juntos. Es increíble que con personas que conocés hace tan poco puedas encontrar más empatía que con otras que conocés hace añares. Pero bueno, son esas cosas raras que tiene la vida. Pero fue gracias a él que decidí comprometerme con esto. "Es que sos demasiado competitiva" me dijeron. Sí, lo admito. Pero ya todas las piezas que tenía antes las intenté mover, pero ningún engranaje hizo ese necesario click. Por ahí éste sea el correcto, y logren arrancar esta máquina que es la motivación. 

Espero que esto que es de tres meses, lo pueda transpolar a lo que va a ser el resto de mi vida. Espero que no termine de cuidarme y priorizarme porque "alcancé esta meta", y me vaya al tenedor libre de siempre a pedirme 3 platos y 3 postres. Espero que ese click esté en mi cabeza, y entienda que mis decisiones no me afectan solamente a mí, sino también a la gente que me rodea. Y espero que esta vez sea hasta que esté orgullosa.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: